“El arte tradicional produce objetos de arte.
El arte contemporáneo produce información sobre acontecimientos de arte”

“Ejerciendo la función curatorial actuamos como mediadores y narradores de la vorágine que se ha desplegado dentro del sistema, esa vorágine en la que se encuentran envueltas las prácticas artísticas contemporáneas.”

¿De qué manera nos acercamos a algo para conocer su funcionamiento, su desarrollo o su reacción? ¿No es todo conocimiento una ficción basada en un acuerdo? ¿Cómo es que el arte nos permite arriesgar formas oblicuas de observar?

Comenzar este texto con una serie de preguntas es sólo un gesto análogo a las prácticas que desarrollan Julia Clutterbuck, Marion Juul, Eugenia Ryan y Victoria Migliori.

En este conjunto se cruzan hipótesis por el comportamiento de los materiales, la construcción de la imágen, la relación entre la obra y el espacio, entre otras.

Contrariamente a lo que solemos pensar, aquí el conocimiento es ejecutado. Como una acción: conocer. No como un sustantivo, sino como un ejercicio que permanece abierto. El arte contemporáneo funciona como un conjunto de acciones y preguntas que escapan a la idea de verdad permanente.

Más que una colección de objetos, la exhibición propone una taxonomía de procedimientos convertidos en método. Es decir: una forma de ordenar aquello que hacemos. Un sistema (probablemente caprichoso, pero fundamentado) que se mantiene entre la investigación, el juego, la teoría y la práctica. El círculo se cierra cuando las artistas señalan que estos objetos son de interés, convirtiéndolos en aquello que llamamos obra.

De la preocupación de cada artista -más allá de las coincidencias felices- desprende una serie de códigos sutiles que nos guían hacia los hallazgos que esconde cada pieza (¡eureka!). Se trata de la observación del comportamiento de los signos, y de la misma materia devenida en un signo más. Es recomendable, entonces, permanecer frente a estas imágenes preguntándonos cómo surgieron y encontrando la sensualidad que cada una porta en sí.

En estos cuatro años, quienes hacemos RAF, seguimos proponiendo que el arte no se trata de una experticia. Sino de un conjunto de insistencias en el intento de conocer cómo pueden funcionar las cosas. Esto no está estrechamente vinculado a ninguna técnica, ni lenguaje. Sino al afán por seguir des-conociendo y re-conociendo el mundo, sus símbolos y representaciones cada vez que sea necesario.

Federico de la Puente
Curador General

1. Groys, Boris. (2016) Introducción: La reología del arte. Arte en Flujo.

2.Bustos, Guillermina y Sepúlveda T., Jorge. (2022) La función curatorial como un puente entre comunidades. INCERTEZA/ÇA E INTERPELACIÓN / ÇÃO Relaciones entre arte contemporáneo y procesos sociales.