¿Y si la vida fuese solo un día? #cambiarelmundo

 

En 2019, desde el equipo de Rojo al Frente, nos proponemos habitar la casa: llenar los espacios y convertirlos en espacio de ensayo para artistas, espectadores, teóricxs, vecinxs y otros agentes del sistema de arte. Con esta intención elegimos el formato de residencia de artistas para sumergirnos en la poética de cuatro mujeres en la víspera del Día Internacional de la Mujer. Así nació “Cambiar el Mundo”. La micro-residencia y el festival.

 

Estar en residencia implica un trabajo intensivo, una suspensión del tiempo urgente y cotidiano para potenciarnos en una práctica específica. Esto, además, supone un estar con otrxs y con su estado de residencia: su intensidad y su propia suspensión.

 

Para la residencia de Cambiar el Mundo decidimos convocar a cuatro mujeres artistas con perfiles, trayectorias y producciones muy distintas: Alicia Benítez, Florencia Nieto, Marcela Santantón y Carolina Zapata.
El desafío era construir una intervención en la Sala A, tomando todas las decisiones de manera colectiva y con asesoramiento curatorial mínimo.

 

Lo que queda en la sala -y espera ser activado por lxs visitantes- es un dispositivo relacional doble. Por un lado, su construcción requirió transitar las tensiones propias del trabajo conjunto de artistas que se conocían remotamente y en una sola obra, que condensa los aportes de todas. Por el otro, cada espacio intervenido requiere la mirada y la acción de unx otrx para completar o renovar su sentido.

 

El texto, las siluetas, las obras insertadas de algunas de las artistas, los espacios de diálogo, el pañuelo, la herramienta y la piel del lobo. Lo que traemos, lo que atesoramos, lo que modificamos y lo que entregamos. Lo que ellas hacen, lo que ustedes hacen una y otra, y otra y, otra vez… es invitarnos a #cambiarelmundo.

 

Lic. Federico de la Puente